Durante los primeros años de vida, donde los niños comienzan a explorar y comunicarse, es muy común que se les dificulte la forma de expresión, ya sea con sus familiares, otros niños o incluso el entorno en el que se desarrollan. Para esto existen múltiples formas de ayudar a los niños con su desenvolvimiento, un ejemplo de ello es la terapia de juego, en la cual se verá beneficiado el desarrollo de la cognición, psicomotricidad, la interacción y la comunicación.

Esta técnica de terapia de juego es muy utilizada, ya que disminuyen los niveles de tensión, nos relajamos y empezamos a involucrarnos en el entorno en el que estamos, es por eso por lo que la terapia de juego ayuda mucho a los niños para poder desarrollarse y comunicarse a través del juego.

Los beneficios que se tienen con las terapias de juego son muchas, a continuación, te contamos algunas de ellas:

  • Hacerse responsable de su comportamiento
  • Desarrollar estrategias más exitosas de acuerdo con su comportamiento
  • Ayuda a mejorar la aceptación de sí mismo
  • Facilita la expresión de emociones
  • Ayuda a mejorar las relaciones con la familia y el entorno
  • Desarrollar habilidades y descubrir nuevas
Se recomienda que las terapias tengan una frecuencia semanal, el tiempo dependerá del paciente, sin embargo, los especialistas recomiendan que se realice la terapia en un aproximado de 30 a 50 minutos, con un promedio de 20 sesiones, esto también depende del desarrollo de cada niño.

Acude con la Dra. Laura Camarena Bauserman es especialista en psicoterapia. Visita su página web y conoce los servicios que ofrece.